Nuestra Fe

CREDO DE FE

CCGG tiene un carácter de relación con Cristo, que ante el gobierno es de carácter religioso “Cristiano Evangélico” y fundamentado en las Sagradas Escrituras, porque observamos que la doctrina del evangelio de nuestro Señor Jesucristo es la única que puede llevarnos a la vida eterna. El carácter fundamental especifico nos lo da el canon doctrinal contenido en la biblia, que es nuestra regla de fe y conducta, esta declaración de verdades fundamentales tiene por objeto ser una base para la confraternidad para nosotros (que todos hablemos una misma cosa, 1 Corintios 1:10; Hechos 2:42). Es por ello que el carácter  confesional especifico del Centro Cristiano Gracia y Gozo, Inc. se fundamenta en los siguientes principios bíblicos:

  • La Biblia: Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios, y por lo tanto, es la única y final regla de fe y suprema autoridad para la vida. (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:20-21).
  • Dios: Creemos que hay un solo Dios, creador del hombre y de todas las cosas visibles e invisibles.  El es quien gobierna el cielo y la tierra. Dios se ha manifestado a la humanidad como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, quienes son tres iguales en perfección divina y co-eternas, que trabajan unidas en todo propósito, por lo cual le llamamos la Divina Tri-unidad (Trinidad). La palabra “trinidad” no aparece en la Biblia pero la usamos para resumir el misterio divino de tres unidos en uno.
  • Cristo: Creemos que Cristo es el eterno Hijo de Dios (Hebreos 1, 2-3); quien es el creador y sustentador de todas las cosas que existen.  El es  la manifestación misma del Dios invisible (Filipenses 2:6; Colosenses 1:15-17), que fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de una virgen, tomando así forma de hombre (Juan 1:2-3, 14).Creemos que Cristo fue muerto crucificado en una cruz,  enterrado en una tumba y que resucitó de entre los muertos al tercer día conforme a La Escritura. Creemos que Cristo fue levantado hacia el cielo y esta sentado a la diestra del Padre y es el ÚNICO mediador entre Dios y los hombres (I Timoteo 2:5) y en cuyo solo nombre hay salvación (Hechos 2:38).  Creemos que Cristo volverá por segunda vez a salvar eternamente a los que han creído en El, estén vivos o muertos.(I Corintios 15: 20-23; Tito 2:11-14)
  • El Espíritu Santo: Creemos que el Espíritu Santo es espíritu con identidad y personalidad, no una mero influencia o energía; y que es eterno junto con el Padre y con el Hijo (Hechos 5:3-4).  Creemos que el Espíritu Santo forma parte de la obra redentora de Dios convenciendo al hombre de pecado, regenerando y santificando al los creyentes. Los dones del Espíritu (todos) se manifiestan en la soberanía y orden de Dios en quien El desea. El Espíritu Santo mora en aquellos que han reconocido a Cristo como su Salvador y a Dios como el Padre en sus vidas.
  • El Hombre: Creemos que la raza humana, por la desobediencia (inicialmente por Adán y Eva) está en pecado por naturaleza y selección (decisión propia), y que a no ser por la obra redentora de Cristo permaneceríamos en enemistad con Dios (Romanos 8:7), y bajo el gobierno de Satanás y caminando en nuestra propia voluntad pecaminosa. (Efesios 2:1-3)
  • La Salvación: Creemos que Dios en su infinita misericordia y gracia ha provisto la salvación al hombre por medio de la obra redentora de Jesucristo, quien llevó nuestros pecados en su cuerpo en la cruz (I Pedro 2:24).  La salvación se recibe únicamente por la fe en Cristo Jesús, sin importar nuestros esfuerzos, méritos u obras de justicia. La salvación es completada por la labor convencedora y regeneradora del Espíritu Santo quien produce en nosotros la fe  y el arrepentimiento de nuestros pecados, lo cual se hace manifiesto en una vida caracterizada por la obediencia a la voluntad de Dios tal como lo establece la Biblia (Mateo 7:21-23; Efesios 2:10)
  • La Iglesia:Creemos que los que han puesto una fe verdadera en Cristo y son guiados por el Espíritu Santo , el cual es la iglesia y del cual El, Cristo, es la cabeza.  La iglesia está compuesta por todos aquellos que han nacido de nuevo en Cristo.  Los miembros de este cuerpo son dotados de dones por medio de Dios para el propio funcionamiento de la iglesia y se reúnen en congregaciones locales con el  propósito de edificarse mutuamente en Cristo, y evangelizar al mundo. (I Corintios 12:12-13)
  • Cristiano: Un cristiano es alguien que ha nacido de nuevo (nacido del Espíritu Santo) y que es un hijo de Dios.  Es miembro de la familia de Dios (Efesios 2:19).  Es miembro del cuerpo de Cristo, la Iglesia, dentro de la es guiado por el Espíritu Santo (I Corintios 12:13). Es además miembro activo de una congregación local donde funciona junto con otros cristianos para el fortalecimiento y la edificación del cuerpo de Cristo (Hebreos 10:25; Efesios 4;11-16)
    El cristiano esta bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestes en Cristo (Efesios 1:3).  Sus pecados han sido perdonados, está hecho completo y santificado por medio de la obra redentora de la cruz (Heb.10:10). Tiene Vida Eterna en Cristo quien mora dentro de el por medio del Espíritu Santo ( I Corintios 6:19). Un verdadero cristiano permanece en Cristo, crece en la Gracia y el conocimiento y persevera hasta el fin.  El que no persevera o vive en pecado no ha conocido a Cristo aunque diga y aparente lo contrario (I Juan 2:9,11; I Juan 2:19).
  • La Predicación: Es nuestra tarea como creyentes regar la semilla del evangelio en el corazón de todos los hombres.  El Espíritu Santo se encargara de hacer su obra de dar vida y la convicción produciendo la fe y el arrepentimiento en la persona.  Dios es quien llama a los que han de ser salvos y limpia a los que creen de todos sus pecados por medio de la sangre de Cristo (Mateo 28:19-20).
  • Últimas cosas: Creemos que la Iglesia será arrebatada de la tierra, y que luego Jesucristo volverá en cuerpo en su determinado tiempo y de forma visible para juzgar a vivos y muertos; y que todos los hombres serán resucitados, primeramente los que han creído en Cristo para vida eterna, y luego los que no creyeron, para condenación eterna. (Juan 5:29; Apocalipsis 20:11-15).